Cuando estamos desorientados

Y de repente, cuando estamos desorientados, Dios nos muestra de que siempre hay algo mejor que suceder. Y vemos que la felicidad ocurre en los detalles, sin el momento adecuado o esperado.

Cuando lo ves, ya lo es. Es así de simple.

¡Gracias por compartir!

Queremos leerte...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.