Un divorcio con madurez

Un divorcio con madurez es saber respetar a la madre y al padre de tus hijos para toda la vida. Y nunca te divorcies de tus hijos, eso no sería justo.

Recuerda: Que nadie murió por divorciarse, al contrario, el alma muere lentamente por permanecer con quien no te ama.

Un gran aplauso a todas aquellos personas que han tenido el valor de no vivir en el fracaso.
Y una inmensa ovación a los que aún siguen felices y muy enamorados a pesar de muchos años.
Si vas a luchar por tu matrimonio ¡hazlo! pero, cuando ya no haya motivos por qué luchar
¡LUCHA POR TU FELICIDAD!

¡Gracias por compartir!

Queremos leerte...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.